Buscar

Sonia María García García

Escritora

Molino de O Cornán en Carballal do Courel

Molino de O Cornán en Carballal do Courel

«Molino que estás moliendo

el trigo con tanto afán,

tú estás haciendo la harina

y otros te comen el pan».

Juan Vázquez do Carballal

Carballal sufrió en sus propias carnes estremecidas el gran incendio de julio de 2022, que quemó más de 11.000 hectáreas de superficie en O Courel. Un sesenta por ciento del ayuntamiento de Folgoso do Courel, sucumbió a las llamas. Incluso algunos pueblos se vieron afectados. Todavía queda mucha comarca que visitar tan bella como siempre y, en la parte afectada, pronto el monte bajo se habrá recuperado y volverá a lucirse ante nuestra agradecida mirada. La masa forestal es la que más ha sufrido pues, debido al gran potencial de combustible de los pinos heredados de otros tiempos, la falta de limpieza de montes, una ola de calor inusual por su gran duración, la sequía prolongada, y la falta de medios de prevención (los fuegos se apagan en el invierno), y de extinción (algo escandaloso en nuestros días), hasta muchas frondosas han sucumbido o se han visto muy afectadas, como uno de los soutos que rodean Carballal. Por ello, los colores propios del verano se han tornado otoñales al haberse quemado las hojas de muchos castaños, abedules o «rebolas». 

Aún así, el pueblo se salvó. Y, aunque sea doloroso ver nuestra Pena de Corvos calcinada, pronto retoñará. Más me preocupa qué será de Las Trapas o el Monte Barreiro, plantaciones de pinos  convertidos en carbón. Ahora que se puede comenzar de cero, sería importante cambiar la política forestal y apostar por otro tipo de árboles propios de nuestros ecosistemas.


Si algo bueno ha traído el fuego, es solo una cosa: la oportunidad de convertir en accesibles lugares que no lo eran desde hace muchos años. Sitios y obras de ingeniería tradicional frecuentados y utilizados cuando la vida de antaño ordenaba el territorio y no se conocía esa terrible y horrorosa expresión de la «España vaciada». 

Así pues, hoy calcé mis botas y pude acceder al Molino de O Cornán, uno de los dos que utilizaban los habitantes de mi pueblo. El más popular de hecho, pues se beneficiaban de sus servicios más vecinos. El camino hasta él resultó desolador, aunque la vida se abre paso de nuevo con brotes de helechos, hierbas y árboles en su base. 

O Cornán es el monte totémico del Carballal. Ocupado antigua y parcialmente por una devesa, testigo de eras glaciares, hoy era una casi total plantación de pinos, con abedules en las orillas de su «carrozo» del Cornán y de sus «carrociñas» y fuentes. El monte bajo cubría lo demás: helechos, brezos, uces, carrascos… Volverán.

Volviendo la vista hacia mi destino, el «carrozo» por el que corre un agua fresca y cantarina con sedimento de hierro, abundantísimo en esta zona, es apenas una línea estrecha que pronto se agranda, sin perder su carácter de torrente de montaña.

Antes del molino, un antiquísimo albar, con un cierre al estilo de la pared de una finca más que de un muro infranqueable al oso y al fuego, aparece a la derecha del «carrozo». Es un lugar excelente para las abejas y la producción de miel por su orientación, la cercanía del agua y la temperatura templada de su ubicación. 

La vida renace…

Y, al fin, diviso el molino harinero de O Cornán.

Se trata de un molino de cubo (en principio era de canal pero se construyó el cubo, al que aquí llaman tanque, para potenciarlo). Una presa, ahora deshecha por las crecidas del torrente y el abandono de su uso, desviaba el agua del «carrozo» hacia un canal que llegaba al estanque, construido ya en piedra y a la acequia que vertía al tanque. 

Lugar en el que captaban el agua para el canal del molino

Las rocas de la izquierda componían la presa

Ya en el canal, todavía de tierra

Detalle del estanque

Acequia que vertía al tanque o cubo

Borde del cubo
Impresionante el cubo y su profundidad, más ancho en la parte superior, más estrecho en la inferior para conferir más presión al agua, aumentar su capacidad para mover el conjunto y moler mejor. 

Borde del cubo y detalle del «lousado». Hay que decir que además del tiempo, este fuego inclemente pasó por este molino pero se ha conservado muy bien la cubierta y casi todo el conjunto. Una sencilla restauración lo devolvería a sus momentos de esplendor y sería una gran ejemplo de ingeniería hidráulica al servicio del hombre en el ayuntamiento de Folgoso do Courel. Aquí dejo la sugerencia. 
Detalle de la pared que sostiene el estanque, la acequia y forma parte del cubo

Puerta de acceso al interior del molino.
Antiguamente contaba con un cobertizo para descargar el grano y cargar la harina protegidos de la lluvia.

Una antigua piedra de moler o «moa» inservible ya en tiempos antiguos
Interior del molino apenas afectado por el incendio. ¿No es digno de conservarse?


E igualmente el resto con pequeñas intervenciones:

Hasta la puerta guarda recuerdos de otras épocas, como en muchos lugares de O Courel en cabañas y almacenes: el año de un arreglo, aperos, animales, usuarios…

Esta fotografía general quiere remarcar dentro de la línea roja, la superficie que ocupa el molino y sus terrenos necesarios como la presa y el canal. La línea verde marca el lugar por el que pasaba el agua. Aunque en la foto no se aprecia, evidentemente debería tener una pequeña pendiente para que el agua se deslizara con facilidad. Un 1% de pendiente es suficiente.
Y después de explorar, y guardar constancia de la importancia del conjunto, toca regresar a la realidad. Tardaremos pero nos recuperaremos pues, como digo en mi obra «O Libro do Courel» (Ed. Belagua, 2016): «O Courel non remata nunca».
Si estáis interesados en conocer más al detalle el funcionamiento y los nombres que se dan en Carballal a cada parte del molino, podéis consultarlo en la publicación «UN ANO NO CARBALLAL», publicada el año 2021 por la editorial Canela y cuya autora es quien os escribe. Un documento recogido de los propios protagonistas cuyo valor gana con el tiempo y es memoria de nuestra vida tradicional. 
¡CONSERVEMOS NUESTRO PATRIMONIO!

¿Te ha gustado? ¡compártelo!

Más del blog

«Castañilandia», solicita tu ejemplar

Solicita aquí tus ejemplares del libro ilustrado CASTAÑILANDIA Portada Contraportada Título: CASTAÑILANDIA Autora: Sonia María García García Ilustradora: Virginia González Editorial: Círculo Rojo Páginas: 40 Libro ilustrado, tapa blanda. Precio: 16.95 euros + 3 euros gastos

Escríbeme

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad