Buscar

Sonia María García García

Escritora

Toca:
el oro de la Gallaecia

El libro

Año 30 d. C. Un campamento romano, al mando del Prefecto Marco Pompeyo Lépido, lleva tiempo establecido en el noroeste de Hispania con la misión de excavar una mina de oro en sus montañas.

El Prefecto encontrará el amor de Toca, hija del jefe galaico Bustelo, y la buena sintonía entre los dos hombres mantendrá una precaria paz entre sus pueblos. Pero otra misión le espera al romano en las fronteras orientales del Imperio, y durante su ausencia los galaicos conocerán la cara más atroz de los invasores.

«El Prefecto encontrará el amor de Toca, hija del jefe galaico Bustelo, y la buena sintonía entre los dos hombres mantendrá una precaria paz entre sus pueblos. Pero otra misión le espera al romano en las fronteras orientales del Imperio, y durante su ausencia los galaicos conocerán la cara más atroz de los invasores».
«Dos tramas paralelas conforman esta emocionante ficción histórica ambientada en O Courel (Lugo) en la época de la romanización, cuando la sociedad de los castros se transformó regida por los Pactos de Hospitalidad, poniendo de manifiesto que el valor, el honor y el amor, la crueldad y el egoísmo son universales en el ser humano».
«Llegaron muy temprano. El sol no calentaba todavía los campos y la niebla envolvía los caballos y jinetes que subían hacia la muralla del castro. Sólo Bustelo, el jefe galaico, y algunos hombres de la aldea permanecían en el patio enlosado, a la espera de los representantes de aquel lejano pueblo que había llegado para quedarse y hacerse con el control del territorio, de la tierra que, hasta hacía unos años, había sido su mundo. Y sólo suyo».
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad